Joaquim Frances

El caso de David Zorrilla es el de alguien que está predestinado a triunfar. David posee dos cualidades que pocas veces se encuentran en una persona: es extremadamente inteligente y metódico, pero a la vez tiene una capacidad de socialización tremenda. Sin lugar a dudas, su capacidad de trabajo junto con su habilidad para hacer amigos son los motivos que hacen que la empresa que ahora dirige, DAS Photonics, está cosechando tan buenos resultados.

David, amigo mío desde el bachillerato (donde se sentaba en la última fila y aún así sacaba las mejores notas de la clase), estudió Ingeniería en Telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Valencia. Finalizados sus estudios, pasó una temporada en Canadá y Estados Unidos para regresar a Madrid, donde trabajó para HP.

David regresó a la UPV para dirigir el proyecto DAS Photonics (DP). DP es un spin-off del Centro de Tecnología Nanofotónica de Valencia, entidad con la que mantiene estrecha relación. DP diseña y desarrolla soluciones tecnológicas basadas en energía fotónica, tales como receptores digitales, nanoestructuras o interconexiones ópticas. Entre la cartera de clientes de DP figuran la Agencia Espacial, el Ministerio de Defensa, la Agencia de Defensa Europea, Indra, EADS o Alcatel. DP tiene 20 empleados y espera facturar más de un millón de euros en el presente ejercicio.

El año pasado David Zorrilla fue noticia cuando se hizo con el galardón de la primera edición del concurso Emprendedor XXI, promovido por La Caixa y la Dirección General de Política de la Pyme (DGPyme) con la colaboración del Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (Impiva). En cualquier caso, no me cabe duda de que David es uno de los empresarios españoles que será noticia muchas más veces en el futuro.

David tiene una novia estupenda, Esther, con quien se casará este año.