El titular del artículo es bastante obvio pero en ocasiones no nos paramos a pensar si hemos mejorado nuestro producto lo suficiente antes de ponernos a comercializarlo. En al entrevista que Risto Mejide hizo a Toni Segarra hace unas semanas le insinuaba que la campaña de Obama había sido la argucia publicitaria más importante del siglo y el entrevistado le espetaba “Obama tenía una buena campaña, pero ojo, era un magnífico producto”. Un buen producto ayuda enormemente a hacer una buena campaña. Ese es el caso, por ejemplo, de Mapfre con su nueva campaña de seguros de automóviles,  que lleva por claim “La atención más completa al mejor precio”.

Los expertos en seguros suelen comentar que Mapfre, sin ser la aseguradora más económica, es la más barata para el nivel de servicio que dan. Eso, solamente eso, ya te monta una campaña de éxito.

Los seguros de automóviles de Mapfre ofrecen servicios que ninguna otra aseguradora da. Tanto es así que cualquier agente de seguros de Mapfre -visitad consejosdeseguros.com- no tiene inconveniente en decirte qué es mejor de sus pólizas y qué es mejor de las otras. Mapfre ofrece garantías para el coche que pocos dan (libre elección de taller, cobertura de la pérdida total de vehículo a terceros…), garantías para el conductor que muy pocos dan (más indemnización en caso de muerte o invalidez, sin dudas) y otros servicios súper exclusivos (localización de multas de tráfico, amplia red de asistencia en carretera, un genuino sistema de bonificaciones…). Partiendo de eso, la campaña que organices puede ser más original o menos, pero seguro que funciona.

El anuncio de Mapfre es, quizás, un poco previsible -muy similar sin lugar a dudas a los de Jesús Calleja de los últimos tiempos- pero el mensaje que subyace es realmente creíble. Si tienes tus bienes asegurados con Mapfre sabes que -frente a otras compañías de menor coste- inculcan a su agente una clara vocación de trato cercano, de eficiencia en la resolución de problemas y de proximidad.

Mapfre ha trabajado muy duro en la mejora de su producto y luego no ha necesitado campañas sonoras -por eso que dicen, que tampoco comparto mucho, de que “la publicidad es el impuesto de tener malos productos” – para captar clientes. No olvides esa filosofía. Te dará resultados.

http://www.climente.com/wp-content/uploads/2014/07/545x300-seguros-coche.jpghttp://www.climente.com/wp-content/uploads/2014/07/545x300-seguros-coche-150x150.jpgCarlos ClimenteCasos realesmapfre
El titular del artículo es bastante obvio pero en ocasiones no nos paramos a pensar si hemos mejorado nuestro producto lo suficiente antes de ponernos a comercializarlo. En al entrevista que Risto Mejide hizo a Toni Segarra hace unas semanas le insinuaba que la campaña de Obama había sido...