Hace unos años la carrera de publicidad tocó su zenit en España. La nota de acceso para la carrera era altísima (más de lo que realmente debería ser) porque muchos chavales querían estudiar. Hoy muchos de ellos están en paro y las aulas se han vaciado. Pero ojo, están en paro porque las agencias están bajo mínimos, no porque no haya trabajo de comunicación. Precisamente eso es lo que está intentando inculcar la universidad Abat Oliva: enseñar que hay muchos campos en los que hace falta comunicarse.

“Si no te comunicas no existes”. Ésta es la esencia de los estudios de Publicidad y Relaciones Públicas. Puede que las agencias estén bajo mínimos pero hay cientos de sectores que siguen necesitando comunicarse. Sin ir más lejos el turismo, la industria más poderosa del país, tiene unos canales de comunicación realmente obsoletos y debe ponerse las pilas. Si los inventas, hay cientos de puestos de trabajo que cubrir en dicho sector: comunicarse con los agentes de viajes, con los clientes finales, con colectivos… es un trabajo arduo y requiere de nuevos profesionales con un determinado perfil.

A mi juicio, los publicitarios del futuro deben tener facilidad para entender los diferentes modelos de comunicación, publicidad y relaciones públicas de las organizaciones, para analizar y diagnosticar problemas y proponer soluciones; debe tener capacidad analítica, de síntesis y de relación con el grupo, facilidad de comprensión y de abstracción, facilidad de expresión, sociabilidad, amplia visión del mundo y perspectiva sobre su posible evolución. Es también de interés y necesidad conocer otro idioma (preferentemente el inglés), así como poseer creatividad en el sentido más amplio dentro de las comunicaciones y la publicidad.

Si tienes ese perfil (y esa vocación) y quieres estudiar publicidad en Barcelona una buena opción es hacerlo en Abat Oliba, una universidad con un grado muy experimentado y que ha dado grandísimos profesionales. Los objetivos del grado son (1) aprender a investigar la actividad comunicativa, (2) aprender las técnicas de gestión propias del anunciante y de los dfepartamentos de comunicación, (3) conocer la estructura de los medios y soportes, (4) aprender a tomar decisiones estratégicas y (5) conocer los métodos y procesos de creación y producción para los diferentes medios de comunicación.

Todo ello desde un prisma ético, deontológico y conforme a las leyes, cada vez más explícitas.

http://www.climente.com/wp-content/uploads/2014/05/Abat-Oliba-Exterior-OK_4862-1024x510.jpghttp://www.climente.com/wp-content/uploads/2014/05/Abat-Oliba-Exterior-OK_4862-150x150.jpgCarlos ClimenteOpiniónabat oliba,Publicidad
Hace unos años la carrera de publicidad tocó su zenit en España. La nota de acceso para la carrera era altísima (más de lo que realmente debería ser) porque muchos chavales querían estudiar. Hoy muchos de ellos están en paro y las aulas se han vaciado. Pero ojo, están...