Todos los bebedores de coca-cola dicen que saben perfectamente cómo sabe su cola y que no la cambiarían por Pepsi jamás. Sin embargo, los test de producto relacionales que ya he comentado en este blog demuestran que lo que el consumidor dice no siempre es cierto. Por lo tanto hicimos un test para determinar si los bebedores de coca-cola de verdad podían diferenciarla al compararla con otras tres marcas.

El test constaba de dos partes. En la primera queríamos saber tan sólo si la gente sabía diferenciar cada marca de cola (o al menos la coca-cola) al compararla con otras colas. En la segunda queríamos saber si los colores influían a la hora de determinar los productos.

Primer test

Para llevar a cabo el primer test colocamos cuatro vasos de plástico transparente con una letra escrita sobre ellos. A era la letra de Cola marca Día, B era la letra de Pepsi, C la de Coca-cola Light y D la de Coca-cola Zero.

Para realizar el test contamos con cuatro participantes, todos ellos frecuentes bebedores de coca-cola light. Obviamente es una muestra muy reducida pero nuestro objetivo no era saber si un porcentaje determinado tenía la capacidad de determinar qué era coca-cola y qué no, sino saber si la amplia mayoría tenía esa capacidad.

En el test sí que hubo un factor externo que quizás dificultara la tarea a los participantes: las bebidas no tenían un alto punto de frío, estaban a una temperatura sensiblemente inferior a la de ambiente, por lo que quizás el sabor estaba desvirtuado.

Los resultados, en cualquier caso, eran apabullantes. Nadie acertó cuál era la coca-cola light y solamente uno de los participantes acertó cuál era la coca-cola light. En definitiva, la tesis quedaba probada: la gran mayoría de la gente que dice que sabe cómo sabe coca-cola entre miles de otras colas no puede diferenciarla entre tres otros tipos.

Participante CC Zero era D Pepsi era B Día era A CC Light era C
1 D C B A
2 B C A D
3 A D D B
4 D C B A

Segundo test

En el segundo test la tesis era la misma, pero queríamos saber hasta qué punto influía el color del vaso en la decisión de los participantes. El test era igual con la salvedad de que los vasos no eran transparentes sino de color: un azul similar al de PEPSI, uno verde, uno amarillo y uno rojo similar al de Coca-cola.

Nuevamente había un pequeño error que desvirtuaba las respuestas y es que el vaso rojo, con la bebida dentro, tenía un tinte más bien rosado oscuro.

Pero las respuestas fueron de nuevo concluyentes:

Participante CC Zero  Azul Pepsi  amarillo Día  Rojo CC Light  verde
1 Verde Amarillo Azul Rojo
2 Verde Rojo Amarillo Azul
3 Verde Rojo Azul Amarillo
4 Rojo Azul Amarillo Verde

Los colores de los vasos no influenciaron a los participantes, quienes tampoco supieron distinguir las bebidas (sólo uno acertó la Pepsi y sólo uno la Coca-cola Light). Es más, el único participante que había acertado Coca-cola zero en la primera prueba no la acertó en la segunda. 

http://www.climente.com/wp-content/uploads/2014/01/cola.jpghttp://www.climente.com/wp-content/uploads/2014/01/cola-150x150.jpgCarlos Climentetests y estudioscoca-cola,cola,pepsi,test de producto
Todos los bebedores de coca-cola dicen que saben perfectamente cómo sabe su cola y que no la cambiarían por Pepsi jamás. Sin embargo, los test de producto relacionales que ya he comentado en este blog demuestran que lo que el consumidor dice no siempre es cierto. Por lo tanto...