Quiero recomendaros a todos el libro que estoy leyendo estos días, Never Eat Alone, por muchos motivos.

El primero es que –a diferencia de la mayor parte de estos libros- no es nada pretencioso. El autor, Keith Ferrazzi, habla de cómo se ha creado una red de amigos leales y da consejos (algunos de ellos también disponibles en el blog del libro) para que tú también lo consigas. ¿Por qué digo que no es pretencioso? Porque, a diferencia de muchos otros autores, Ferrazzi no dice que tiene una legión de contactos que le ayudan a conseguir sus propósitos con sólo chasquear los dedos. De hecho, durante todo el libro insiste en que tener esa red de amigos le ha costado hacer más favores que recibirlos, en ocasiones trabajando gratis a cambio de nada.

Blog de Never Eat Alone

El segundo motivo es que Ferrazzi relata su experiencia desde el punto de vista de alguien a quien le cuesta hacer amigos. Para Ferrazzi ser el que rompe el hielo es complicado, recordar los nombres de las personas a las que conociste en aquel evento es complicado, mantener las relaciones es complicado… pero hay algunos “truquillos” por ahí que facilitan la tarea.

El tercer motivo es que Ferrazzi habla del networking como un proceso natural. De hecho menciona que nunca ha asistido a un evento de networking porque considera que las relacionas se forjan no sobre intereses comunes, sino entre pasiones comunes. Uno hace un esfuerzo extra por aquel a quien considera su amigo (con quien comparte pasiones) y no por un conocido (con quien sólo le unen intereses).

En definitiva, que me identifico mucho con esa postura de que las amistades se ganan con sudor y perseverancia. No me negaréis que hay cierta tendencia –sobre todo entre los bloggers- de hablar de lo fácil que es conectar con la gente a través de Internet. No obstante, las relaciones de verdad se forjan en el mundo físico y con una clara demostración (por ambas partes) de ganas de trabajar.

Hoy me ha llamado la atención una gráfica que muestra las tareas que hay que llevar a cabo para tener una red de contactos fructífera. Dichas acciones son tener un blog, tener una perfil en Linkedin, en Twitter, en Delicious, en Facebook y una presentación en Slideshare.

La grafica de la discordia

No sé vosotros, pero yo apenas tengo tiempo para mantener este blog activo. Mi teléfono suena cien veces cada día y la mayor parte de las ocasiones se trata de amigos que por circunstancias de la vida son también clientes y que me piden favores que les haré con mucho gusto y que en el 90% de las veces no les cobraré.

En fin, sólo quería hacer apología de la necesidad de utilizar los vehículos de comunicación para lo que son, para comunicarse, pero también de la necesidad de mantener las relaciones personales bien cuidadas. Never Eat Alone hace exactamente lo mismo.

Carlos ClimenteArtículos InteresantesKeith Ferrazzi,Networking,Never Eat Alone
Quiero recomendaros a todos el libro que estoy leyendo estos días, Never Eat Alone, por muchos motivos. El primero es que –a diferencia de la mayor parte de estos libros- no es nada pretencioso. El autor, Keith Ferrazzi, habla de cómo se ha creado una red de amigos leales y...