El lanzamiento del iPad de apple está copando los titulares de todos los periódicos americanos. Los sensacionalistas dicen que el iPad está siendo un fenómeno como el iPhone y los analistas dicen que el nuevo dispositivo no va a tener una repercusión comparable.

Vayamos por partes:

a. Decir que el iPad no va a vender tantas unidades como el iPhone también lo puedo decir yo y quedarme la mar de a gusto. El iPhone ha vendido 14 millones de unidades en todo el mundo y la cifra sigue creciendo (hay países donde se está lanzando ahora) por lo que normal sería que sólo la vacuna del cáncer tuviera más aceptación.

b. Por otra parte, decir que el lanzamiento del iPad va a ser un fiasco es también una tontería. Sólo el sábado se vendieron 700.000 unidades. El lanzamiento ha sido un exitazo con precedentes, sí, pero un exitazo.

Dicho esto, hay que anotar que los estadistas de Apple sí que han percibido que su nuevo aparato no venderá tantas unidades como ellos quisieran, por dos motivos:

a) Por una parte el iPad es el primer producto que Apple presenta desde que la compañía es “main stream”. Antes Apple vendía productos para una minoría selecta, ahora los vende para un enorme segmento de consumidores y eso hace que aquellos que antes veneraban la marca ahora se sientan un número en la lista de Apple y critiquen con cierto resquemor. Es el caso del autor de Chris Ryan en Texas, quien cuenta en su blog que el sábado sólo puedo jugar con el iPad 10 minutos antes de que le forzaran a comenzar el proceso de compra o el caso de Tweetfeel, donde se critica los problemas del iPad para conectarse al wifi (sin el cual el aparato no vale para [casi]nada) o la ausencia de flash en el navegador.

b) Por otra (y esta es la más preocupante) parece ser que la gente no encuentra una utilidad clara al aparatito. Según CNET, la gente que compró el sábado mencionaba dos argumentos de compra: facilidad de manejo e impulso. Según Quienes no saben manejar un ordenador sí que tienen interés en utilizar el ipad para navegar por Internet. No obstante, quienes trabajan con un ordenador todos los días compraron el producto por ser la novedad.

Si la gente compra el producto por ser la novedad, se entiende que dejarán de comprarlo cuando deje de ser novedad (algo de eso se vió el sábado)… por eso los product marketing managers de Ipad (unos cracks) han empezado a buscar argumentos de venta que, paradójicamente, han encontrado fuera del iPad: En los últimos días Apple ha cerrado un acuerdo con Netflix para que las películas de la compañía se puedan descargar a los iPads, incluso con Amazon para hacer el dispositivo compatible con el archipopular Kindle.

Entiendo que si el principal beneficio del producto no está en el producto sino en lo que otros proporcionan y que se puede ver desde el producto, los competidores del Ipad parten con un pie de ventaja esta vez frente al lanzamiento del iPhone. Veremos qué pasa…