Una reciente directiva europea prohíbe los números 902 para las empresas (puedes denunciar a quien todavía tenga uno en uso) por lo que algunas empresas están mudándose a un número convencional –con prefijo de área- y otras, a un número 900 gratuito. ¿Cuál es mejor?

En principio los clientes no deberían tener una preferencia por un 900 o un número convencional: prácticamente todos tenemos tarifas que incluyen llamadas virtualmente infinitas. Por lo tanto, el coste de la factura a final de mes va a ser el mismo.

No obstante, para comprobar la diferencia entre uno y otro, recientemente comparé las cifras de dos empresas: una de ellas había cambiado a un 900 y otra a un número convencional.

  • Incremento de llamadas: En ambos casos hubo un notable incremento de llamadas. Por lo tanto queda claro que los 902 (no incluidos en las tarifas planas) eran nocivos. No obstante, el porcentaje es distinto: en el número convencional se recibió un 19% más mientras que en el 900 se recibió un 38% más, exactamente el doble.
  • Recuerdo: Aunque partíamos de la teoría de que los números 900 son más memorables, parece que los locales (las personas que están familiarizadas con el prefijo del teléfono convencional) recuerdan exactamente igual uno que otro, salvo que los seis últimos dígitos sean más simples en uno de los casos. Por ejemplo, en Madrid la gente no tiene problemas para recordar el 915 123 123 del Banco Santander.
  • Costes: Los costes de los teléfonos 900 son considerablemente superiores, tanto por contratación como por tarifa mensual.
http://www.climente.com/wp-content/uploads/2017/09/telefonos.jpghttp://www.climente.com/wp-content/uploads/2017/09/telefonos-150x150.jpgCarlos Climentetests y estudios900
Una reciente directiva europea prohíbe los números 902 para las empresas (puedes denunciar a quien todavía tenga uno en uso) por lo que algunas empresas están mudándose a un número convencional –con prefijo de área- y otras, a un número 900 gratuito. ¿Cuál es mejor? En principio los clientes no...