Aunque se difícil de creer, cuando vendes algo en una reunión cara a cara, lo que dices verbalmente no importa demasiado.  Aproximadamente, lo que digas influenciará en un 20% la decisión de tu interlocutor. Es lo que no dices,  o mejor dicho, lo que dice tu cuerpo / actitud lo que les convencerá.

Hacer un par de semanas estuve hablando precisamente de esto con los chicos de Meriendacena. No hace falta que diga que estoy hablando de unos profesionales enormes, listísimos y con currículos brillantes. En primera instancia, escuchándoles hablar, cualquiera pensaría que sus palabras podrían convencer a cualquiera, sin embargo tras una serie de ejercicios ellos mismos se dieron cuenta de que sus argumentos importaban mucho menos que el tono que empleaban o su lenguaje corporal.

Principalmente, cuando alguien nos vende algo valoramos (1) la confianza que transmiten (si tienen confianza en ellos mismos y si nos producen confianza a nosotros) y (2) si sentimos que se pueden compenetrar con nosotros, si sentimos que hay cierta afinidad entre nuestros puestos, objetivos o procedimientos.

Los hombres valoran mucho a las mujeres que visten bien y que les miran a los ojos. Las mujeres valoran mucho a los hombres que defienden sus argumentos (de ellas) y les escuchan proactivamente.

Tenlo en cuenta la próxima vez que quieras vender algo.

http://www.climente.com/wp-content/uploads/2013/10/Student-Body-Language-Poster2.jpghttp://www.climente.com/wp-content/uploads/2013/10/Student-Body-Language-Poster2-150x150.jpgCarlos ClimenteCasos realestecnicas de venta
Aunque se difícil de creer, cuando vendes algo en una reunión cara a cara, lo que dices verbalmente no importa demasiado.  Aproximadamente, lo que digas influenciará en un 20% la decisión de tu interlocutor. Es lo que no dices,  o mejor dicho, lo que dice tu cuerpo / actitud...