Una estrategia común para aumentar las ventas de un producto es forzar al cliente a utilizar más cantidad de producto en cada uso. Los dentífricos regalan cepillos más grandes de lo común con cada compra, Gillette añade cada vez más cuchillas a sus maquinillas, las horas que pasamos navegando Internet se han multiplicado desde el advenimiento de la banda ancha, etc. Sin embargo, estas estrategias –que sin duda generan mayores ventas en el corto plazo- puede acortar la vida del producto.

Quien parece ser que se ha dado cuenta de ello es Apple. La marca más popular del momento (con permiso de Google, con quienes acaban de cerrar un nuevo trato) ha tomado dos decisiones cruciales recientemente, relacionadas con sus sendos productos más populares: itunes y iphone.

Pay per view en itunes

Los ingresos de Itunes provienen principalmente de la música. Los podcasts, películas y series de TV suponen ingresos marginales, por lo que Apple ha tenido que negociar con su red de contactos para mejorar dicho servicio. La idea es desbancar a Netflix, pero sin lidiar en su campo.

Netflix, para aquellos que no lo sepan, es otra de las empresas de moda en Silicon Valley. Es la empresa que ha forzado a Blockbuster a cerrar la mitad de sus tiendas. Ofrecen un contrato mensual por el cual el usuario puede alquilar tantas películas como quiera al mes, aunque puede tener en su casa entre 1 y 4 películas cada vez. Las películas se alquilan a través de su web y se reciben / envían por correo urgente.

Al principio Netflix consiguió que un buen número de clientes gulosos firmaran el contrato que les permite visionar cuatro películas a la vez por $23,99. Dicho contrato les reportaba más margen porque pocas personas tienen la posibilidad de ver dos o tres películas al día, todos los días. Sin embargo, la cantidad de personas firmando dicho contrato empezó a decaer y Netflix se vio forzada a añadir un nuevo servicio: todos los usuarios de Netflix podían ver hasta 24 horas de películas mensuales a través de Internet. Recientemente Netflix anunció que pronto no habrá límite de horas, siempre y cuando uno tenga el contrato en vigor (mínimo de $8.99 al mes).

Itunes, sin embargo, no va a seguir ese ejemplo. Según los corrillos del sector, va a ofertar películas a dos dólares, sin ningún tipo de contrato. Sin lugar a duda, Apple tendrá menos negocio a corto plazo, pero la gente no se cansará de usar itunes porque no tendrán ninguna obligación.

Iphone 3G

Se espera que Steve Jobs presente el nuevo iphone 3G mañana. El nuevo teléfono permitirá a los usuarios conectarse a redes wifi de Internet.

Qué duda cabe que el lanzamiento del iphone ha sido un éxito sin precedentes. Sin embargo, Apple tuvo que implementar una serie de cambios para alargar la vida del producto:

1) Los primeros anuncios del iphone mencionaban que había que firmar un contrato de dos años con la operadora AT&T, lo cual tuvo que ser eliminado posteriormente.

2) AT&T tuvo que crear una tarifa plana de transferencia de datos para que los usuarios del iphone no tuvieran que pagar cada vez que se conectaban a Internet (tarifa, por cierto, por la cual Apple recibe un margen; algo que China Mobile no está dispuesto a ofrecer y que ha llevado a cancelar el lanzamiento del teléfono en el mayor mercado del mundo).

El nuevo Iphone 3G permite conectarse a Internet sin pagar a AT&T. A corto plazo eso supondrá menos ventas para Apple, pero va a alargar la vida del producto muchísimo.

Tiempo de ahorrar

Carlos ClimenteCasos realesApple,Consumo,Estrategia,iphone,itunes,Marketing
Una estrategia común para aumentar las ventas de un producto es forzar al cliente a utilizar más cantidad de producto en cada uso. Los dentífricos regalan cepillos más grandes de lo común con cada compra, Gillette añade cada vez más cuchillas a sus maquinillas, las horas que pasamos navegando...